Restaurando la Visión

de la Iglesia de los Ultimos Días


Introducción


"Restaurando la Visión" es una llamada intransigente a victoria por medio de perseverancia y posible martirio para una iglesia al final de este siglo destinada a demostrar la sabiduría de Dios (la cruz de Jesucristo) a las potestades y autoridades en los lugares celestiales. Este no es un mensaje de tristeza y derrota, sino de GOZO y VICTORIA.

Sin embargo, es una llamada a perseverancia y no de un rapto temprano. Es una llamada a la realidad de que Jesús vino para derrotar las obras del diablo y que él ha entregado la realización de esa victoria a la iglesia caminando en la autoridad y poder de Su nombre. Es una llamada a entender que, nosotros la iglesia, estamos destinados a vencer a satanás por la Sangre del Cordero

the church, por la palabra de nuestro testimonio, no amando nuestras vidas hasta la muerte. Su iglesia aplastará a satanás debajo de sus pies! (Romano16:20)

Esto significa que la iglesia estará sobre la tierra durante la gran tribulación de los últimos tres años y medio de este siglo para el doble propósito de vencer a satanás y ser transformada a la semejanza de Jesús. ¡Gloria a Dios!

Hay tremendas paralelas entre el ministerio terrenal de Jesús y el destino profético de la iglesia al final de este siglo. Parece que Dios demostrará, por medio del Cuerpo de Su Hijo (la iglesia), la sabiduría de la cruz que El demostró hace 2,000 años por medio de Su Hijo como individuo. ¡Satanás ha robado este llamado y visión gloriosa de la iglesia y necesitan ser restaurados!

Este libro procura restaurar la visión de la iglesia al final del siglo para que corresponda a los propósitos de Dios identificados por las Santas Escrituras. La iglesia vencerá, pero será por la senda de la cruz, porque es la sabiduría de la cruz que Dios desea demostrar por medio de su iglesia a las potestades y autoridades en los lugares celestiales.

Esta sabiduría consiste en la misma razón por la que creó todas las cosas y está definida como Su propósito eterno en Cristo Jesús (Efesios 3:8-11). Es un pueblo caminando en el Espíritu de Cordero que seguirá a su Señor dondequiera que vaya, que escucha Su voz y le obedece. Ellos tendrán una pasión por su Señor y un celo por Su gloria, idoneos para una Novia hacia Su Marido. Ellos serán amantes dispuestos a demostrar que el amor más grande es el que pone su vida por su hermano.