Capítulo 2

Un Llamamiento Glorioso; un Plan Grandioso!

La Gloria de Dios Debe ser la Prioridad de la Iglesia.

Existe una vision más elevada que el rapto temprano para la iglesia al acercarnos al fin del siglo, y ese plan demostrará su sabiduría a la vista de toda la creación a los principados y autoridades en los lugares celestiales. Ese plan requiere que la iglesia crezca a la plena estatura de Cristo que él ha provisto derramando su sangre preciosa. Esto no se enfoca en nosotros, sino en él. Los motivos de nuestros corazones desesperadamente perversos sólo se ocupan de nuestros deseos egoístas. Necesitamos recibir nuevos corazones que se ocupan en lo espiritual. El humanismo que frecuentemente ha infiltrado a nuestros motivos, tiene que ser expulsado y reemplazado con un amor por la gloria de Dios y que el Cordero reciba su recompensa justa por el precio que pagó para redimirnos. La iglesia de Jesucristo fue creada para glorifcar y agradar a su Creador.

Padre Celestial, guíanos en los caminos que deleitan a tu corazón.

Dios Creó Todas las Cosas Para Que...

Cuando escundriñamos el plan eterno de Dios para su iglesia, una de los pasajes más impresionantes de las Escrituras se encuentra en Efesios 3:8-12, donde Dios revela que él creó todas las cosas para demostrar su sabiduría por medio de la iglesia a las potestades y autoridades en los lugares celestiales. Será glorificado por medio de y delante de su creación.

"A mí, que soy menos que el más pequeño de todos los santos, me fue dada esta gracia de anunciar entre los gentiles el evangelio de las inescrutables riquezas de Cristo, y de aclarar a todos cuál sea la dispensación del misterio escondido desde los siglos en Dios, que creó todas las cosas para que la multiforme sabiduría de Dios sea ahora dada a conocer por medio de la iglesia a los principados y potestades en los lugares celestiales, conforme al propósito eterno que hizo en Cristo Jesús nuestro Señor, en quien tenemos seguridad y acceso con confianza por medio de la fe en él." (Efesios 3:8-12)

Creemos que Dios creó todas las cosas, ¿Pero hemos considerado que lo hizo con la intención específica de demostrar su sabiduría por medio de la iglesia a los principados y autoridades en los lugares celestiales? Esto debe causarnos a postrarnos en reverencia sobre nuestro rostro.

¿Cómo hará esto la iglesia? Ha permitido la iglesia semejante demostración, o todavía queda un cumplimiento futuro tan glorioso que será la esencia de la razón por qué Dios creó todas las cosas?

¿Cuál es la plenitud del propósito eterno mencionado aquí que Cristo Jesús nuestro Señor llevará a cabo? Es mucho más que sólo redimir al hombre caído en sí. Aunque es importante, Efesios 3:8-12 sugiere que la redención del hombre tiene un propósito superior que tiene como fin la gloria de Dios.

¿Para Cuál Propósito Apareció Jesús?

"Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo." (1 John 3:8)

Esto parece ser el principal propósito eterno cumplido en Cristo Jesús en el cual la redención del hombre le apoya a un nivel secundaria. Fuimos creados para participar en la destrucción de las obras del diablo. Debemos cuidar de establecer prioridades sobre el plan de Dios, pero la Biblia sugiere que el propósito principal de la iglesia sobre la tierra tiene que ver con destruir las obras del diablo. A fin de cuentas esto glorificará al Padre porque será la demostración de la sabiduría de Dios por medio de su iglesia delante de toda la creación.

La pregunta siempre surge: ¿Por qué Dios ha permitido a la maldad florecer sobre la tierra cuando hubiera podido eliminarlo tan fácilmente en cualquier instancia? Dios es más poderoso que Satanás de eso no hay duda. Entonces, ¿por qué esta demora? ¡Jesús legalmente venció a Satanás en la cruz como hombre para que el hombre pudiera ganar la victoria sobre Satanás! Las Escrituras enseñan que el propósito eterno de Dios que él llevó a cabo en Cristo Jesús, es para demostrar su sabiduría por la iglesia a las potestades y autoridades en los lugares celestiales. El hombre entregó autoridad sobre la tierra a Satanás por su pecado. El hombre recibe nuevamente esa autoridad por medio del santo sacrificio de Jesús. 1 Corintios 1:8-12 define la sabiduría de Dios como la cruz de Jesucristo. Esa demostración de la sabiduría de Dios fue primeramente exhibido sobre la tierra como modelo por la vida santa y muerte de su Hijo. La Biblia indica que la sabiduría de Dios primeramente exhibido como modelo por su Hijo hace dos mil años, será nuevamente demostrado por el cuerpo de su Hijo, la iglesia, al fin de este siglo.

Debemos entender que Dios ha elegido usar a su iglesia para derrotar físicamente a Satanás. Dios ha permitido la maldad sobre la tierra para que la iglesia la venza. Dios envió a Jesús para deshacer las obras del diablo, redimiendo a un pueblo quien a su vez derrotaría a Satanás por el poder y autoridad de su nombre, por su sangre, por la palabra de su testimonio de ellos, no amando a sus vidas hasta la muerte.(Apocalipsis 12:11). Esto es la sabiduría de la cruz que Dios demostrará por medio de su iglesia a las potestades y autoridades en los lugares celestiales. Este es el llamamiento glorioso que la iglesia debe abrazar.

Dios será glorificado por su iglesia en la tierra por medio del proceso de derrotar a Satanás por la sabiduría de la cruz, y debemos entender que este es nuestro llamamiento principal y la razón por la que fuimos creados.

Hacer discípulos de todas las naciones es parte de ese llamamiento como también es deshacer las obras de diablo libertando a los cautivos. Sin embargo, hacer discípulos de todas las naciones no es para benificiar principalmente a las naciones, sino para glorifcar a Dios y para que el Cordero reciba plena recompensa por el precio que él pagó.

Es dudosa cuanta de la sabiduría de Dios en la cruz que la iglesia haya demostrado hasta aquí. Siempre se han levantado a este llamamiento, santos y grupos de santos a través de los siglos, pero la iglesia en su totalidad no lo ha demostrado ni puede demostrarlo en su plenitud hasta que como cuerpo sea conformada a la imagen de Jesús, y Jesús viva corporalmente en ella. Las Escrituras indican que no es hasta que sea derramado el Espíritu Santo en su plenitud durante los últimos tres años y medio del siglo que se levantará la iglesia por gracia al nivel necesario para cumplir su máximo llamamiento.

Un Llamamiento Glorioso; Un Plan Grandioso

Creo que el Espíritu Santo está diciendo que una porción de la iglesia caminará sobre la tierra durante los últimos tres años y medio de este siglo de la misma forma como Jesús caminó en ella. Así como el ministerio de Jesús se manifestó en el poder y autoridad de la plenitud del Espíritu Santo durante tres años y medio, las Escrituras indican que la iglesia caminará en la plenitud de su poder y autoridad por un período igual. Muchos miembros de esta iglesia de los últimos días serán llamados a poner sus vidas igual que Jesús puso la suya. Esta será su senda a la victoria, porque el destino de la iglesia es vencer a Satanás por la sangre del Cordero, por la palabra del testimonio de ellos, no amando sus vidas hasta la muerte. Esto es demostrado dramáticamente por las vidas victoriosas y muertes de los dos testigos de Dios en Apocalipsis capítulo 11.

Está claro en las Escrituras que una gran parte de la iglesia estará sobre la tierra durante los últimos tres años y medio de este siglo, específicamente para entablar un combate contra el enemigo de nuestras almas en la gran batalla final entre la luz y las tinieblas. La gran tribulación de los últimos tres años y medio es la batalla final y decisiva de la guerra constante entre Satanás y los santos. Si Satanás puede confundir a la iglesia sobre este asunto, habrá ganado la mitad de la batalla final antes que empieza. Muchos que son llamados a ser fieles soldados en el ejército de Dios en los tiempos finales estarán en peligro de apostatar de la fe, porque estarán confundidos y estremecidos cuando ellos se encuentren en medio de una guerra que nunca esperaban.

Ahora es el tiempo de nuestro entrenamiento espiritual. Debemos estar preparándonos ahora. Debemos adquirir visión y entendimiento de nuestro glorioso llamamiento victorioso.

La Iglesia fue Creada para este Tiempo Tan Crítico

Es durante el más crítico de los tiempos en que se libra la batalla final y decisiva de la guerra entre el bien y el mal. No tiene sentido pensar que la iglesia no estará presente para esta batalla final, que es para esta batalla que la iglesia fue creada. ¡Equivocarse en este punto es errar de la razón misma por la que Dios creó a la iglesia! Desafortunadamente muchos hemos errado, atendiendo a agendas más cómodas y poniendo a un lado el propósito eterno de Dios. Hemos establecido posiciones doctrinales que ignoran la clara y sencilla verdad de la Biblia

Satanás se deleitará cuando muchos se apostatarán durante la gran tribulación por falta de preparación y fidelidad, habiéndose alimentado de doctrinas que no tienen ninguna provisión para semejante escenario.

Lo que decidimos por voto no es verdad doctrinal. Dios hará lo que dijo que haría y en el proceso será glorificado por medio de su iglesia. La pregunta para cada uno de nosotros es: ¿Cuál lado escogeremos? Existen dos puntos de vista y dos destinos. Debemos escoger sabiamente y estar dispuestos a pagar el precio. La senda a la victoria es la senda que Jesús tomó - la senda de la cruz.

Venciendo por Ser Vencidos

Las Escrituras indican que la iglesia será victoriosa y que aplastará a Satanás bajo sus pies. Y el Dios de paz aplastará en breve a Satanás bajo vuestros pies. (Romanos 16:20) Sin embargo, las Escrituras también indican que la senda a victoria conduce a que la iglesia sea vencida físicamente, igual como Jesús se dejó vencer físicamente en la cruz.

Encontramos que el libro de Daniel representa a los santos como victoriosos y recibiendo el reino, pero claramente por el proceso de ser vencidos físicamente. Esta paradoja aparente de vencer por ser vencido es la esencia del misterio de la cruz.

¡Dios "lo Hará Otra Vez!"

¡Evidentemente Dios "lo hará otra vez!" Ya una vez demostró su sabiduría de la cruz por medio de su Hijo. Y nuevamente demostrará su sabiduría de la cruz por medio del Cuerpo de su Hijo, la iglesia. Por esta razón la iglesia y todas las cosas fueron creados. Este es el propósito eterno que escogió para cumplir en Cristo Jesús nuestro Señor. Es la razón por la que Jesús vino como hombre para morir en la cruz.

Tal vez ahora podemos entender más claramente por qué Jesús se regocijó cuando vio a Satanás caer del cielo como relámpago. Acabó de ver en visión a su iglesia plenamente desarrollado demostrar el día del principio en el plan de su Padre de aplastar a Satanás. Con razón se regocijó Jesús - su propósito en venir era derrotar las obras de Satanás, y él estaba viendo el principio de ese plan en acción. El corazón del Hijo se emocionó, porque ciertamente sintió el beneplácito del Padre.

Y les dijo: "Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo. He aquí os doy autoridad de hollar serpientes y escorpiones, y sobre toda fuerza del enemigo, y nada os dañará. Pero no os regocijéis de que los espíritus se os sujetan, sino regocijaos de que vuestros nombres están escritos en los cielos." En aquella misma hora Jesús se regocijó en el Espíritu, y dijo: "Yo te alabo, Oh Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque escondiste estas cosas de los sabios y entendidos, y las has revelado a los niños. Sí, Padre, porque así te agradó." (Lucas 10:18-21)

El Llamamiento de la Iglesia Es Cumplir Este Destino Mientras Vive en la Tierra

Un rapto antes de la tribulación de la mayoría de la iglesia no cabe en este escenario. Es una gran multitud que nadie podía contar identificada en Apocalipsis capítulo 7 saliendo victoriosa de la gran tribulación. A church majority pre-tribulation rapture does not fit into this scenario. Es por medio de la iglesia sobre la tierra que Dios demostrará su sabiduría al diablo y sus ángeles. Satanás ha intentado y sigue intentando distorcionar esta verdad y ponerla a un lado para su propio beneficio.

Necesitamos buscar los propósitos de Dios para nuestras vidas y entender la razón porque estamos vivos sobre la tierra al fin de este siglo. ¿Y quién sabe si para esta hora fuimos creados? Fuimos creados para ser vencedores, conformados a la imagen de Jesús, mientras aplastamos a Satanás bajo nuestros pies por la sabiduría de la cruz. Procuremos no sólo entender, sino abrazar los propósitos de Dios para su iglesia en los últimos días.

No ¿Cuándo? Sino ¿Por Qué?

Aunque el tiempo del rapto es un tema muy discutido en la literatura Cristiana sobre los tiempos finales, nuestra preocupación en el fin de este siglo no debe ser si el rapto será antes, después, o en medio de la tribulación, sino como Dios llevará al máximo su gloria por medio de su iglesia que ha madurado a la plenitud de la estatura de su Hijo. Si la presencia de la iglesia sobre la tierra esta involucrado en esa glorificación, entonces la iglesia debe esperar y desear estar aquí. Dios ha establecido a su iglesia y su destino sobre la tierra de acuerdo a su propósito eterno, que es demostrar su sabiduría por ella a los principados y autoridades en los lugares celestiales. Esta es la verdad fundamental sobre la cual debemos basar nuestra doctrina escatalógica.

Padre Celestial, haz que este entendimiento penetra profundamente a nuestro espíritu y encienda la revelación de tu llamamiento individual para cada uno de nosotros. ¡Llévanos hacia la victoria en el poder y autoridad del nombre de Jesús hasta tu eterna gloria! Glorifiquemos a ti por nuestras vidas y muertes in el cumplimiento de tu plan eterno. Padre, haz lo que quieras con nosotros, vasos de barro, asombrosamente diseñados para glorifiacarte al permitir la demostración de tu sabiduría de la cruz por medio de nosotros.

Regresa a Homepage/Tabla de Contenido þ

Capítulo Anterior #1: Es Necesario otro Libro? þ

Próximo Capítulo #3: La Visión de Daniel de la Cruz þ